28 de diciembre de 2011

Nota a Alejandro Farías en Télam

Leticia Pogoriles realizó una entrevista a Alejandro Farías en la Agencia Nacional de Noticias, Télam.
Pueden leerla aquí abajo o haciendo clic en el logo:
Télam |  Agencia Nacional de Noticias de la República Argentina


Cultura
27 de Diciembre - 15:07hs
"Mi Buenos Aires querido"
Distintas formas de amar contadas en un libro de historietas
Leticia Pogoriles

En el libro de historietas "Mi Buenos Aires querido", el guionista Alejandro Farías se mete y pasea por calles, barrios y lugares emblemáticos porteños para contar en 18 historias gráficas las diferentes, caóticas y bellas formas de amar.

Publicado por el sello Loco Rabia, que se especializa en historietas y que dirige Farías junto a Marcos Vergara, esta antología barrial fue concebida por su autor luego de ver los cortometrajes colectivos "París, je t`aime" (2006) y la versión norteamericana "New York, I love you" (2009).

"Me llamó la atención que no había algo así acá, y ese fue el disparador para llevar ese formato a la historieta", cuenta Farias en diálogo con Télam, mientras la avenida 9 de Julio -uno de los escenarios del libro- se extiende transitada sobre la hora pico.

El director, en ese caso fue uno, el mismo Farías -con excepción del cómic Constitución que es de Thomas Dassance- que le dio una vuelta de tuerca a cada pequeña historia.

"Se me ocurrió hacer pequeños falsos finales e intercalarlos, uno piensa que se terminó la historia pero luego se retoma, en algunos casos con un final más drástico, en otros más suave".

El libro está arbitrariamente construido por 18 capítulos que van y vienen en su trama. "Son historias entremezcladas cuya única relación es la ciudad". Así, con la geografía porteña como telón de fondo se dibujan encuentros, desencuentros, venganzas, deseos, soledades, noches de sexo, pasiones, nostalgias y engaños.

"Todos fingimos que hablamos de lo mismo cuando hablamos de amor, pero en realidad cada persona lo reinventa con sus propias medidas, códigos y prejuicios y mientras miro a esas 850 mil personas caminar, pienso en eso, en que estoy viendo pasar 850 mil formas de amar", piensa un hombre detrás de la ventana de un bar, en la historia "Florida".

Quizás este es el manifiesto que más se ajusta a lo que Farías piensa del amor. "Hay miles de formas de amar, cada pareja inventa el amor a su manera, no hay una. No hay lógica, es ese caos y cada uno lo maneja como puede", dice este joven guionista de 33 años, en pareja y con un hijo recién nacido.

El libro abre con "Parque Chas" y ya es contundente en esto de "otras formas de amar".

Cada uno de un lado de la pantalla, hombre y mujer chatean y buscan la manera de verse, pero un barrio que tiene dos esquinas con el mismo nombre parece jugarles siempre una mala pasada: "En su laberinto indica las pérdidas constantes, igual que en el amor", agrega Farías.

"Plaza de Mayo" se mete en un banco, cuando una despampanante mujer pide ayuda para cobrar un cheque, ahí se da el encuentro que pronto se bifurcará en un paso de comedia.

O como "Plaza Francia", donde un acercamiento entre una moza hostil y un cliente canchero se transformará en un precalentamiento para una noche de hotel.

Para este producto, Farías se propuso trabajar diferentes estilos narrativos como la voz en off, que se plasma en los dibujos de Leo Sandler en "Recoleta", donde el protagonista recuerda una bella historia de amor y pide permiso para armar una nueva.

En "Parque Lezama" -con dibujos de Otto Zaiser- se mete en la cabeza de un estudiante que lee concentrado en el Bar Británico hasta que entra una morocha que le desestructura la proeza ingenieril que está en su libro de la facultad. Y ahí nacen las dudas, los miedos, la timidez y finalmente, la valentía.

La historia muda se da en "Plaza Miserere", a través de dos solitarios que hacen de pareja feliz en una publicidad de cereales", adelanta Farías, mientras que en "9 de julio", Erica Villar dibuja a dos ex compañeros de facultad que una parada de bondi los vuelve a juntar y un extravío los separa otra vez.

El barrio de Abasto es escenario geográfico y porque no cultural de una historia de "minitas y chongos" que tiene impresa la tragedia del tango: "Algo bien tanguero, que termina con el cuchillo. Encontré esa veta de lo que el barrio me representa".

En "San Telmo", un sueño perturbador y romántico parece ser la clave para unos vecinos desconocidos y en "Puerto Madero", con dibujos de Quique Alcatena, las máscaras del amor caen por una noche, dejando atrás la ilusión de los finales felices.

"Mi Buenos Aires querido" se escribió y dibujó, dice el autor, "pensando en los que no leen historietas; esta narrada para atraer gente y desterrar el mito de que la historieta es sólo de superhéroes".

Completan esta antología del amor dibujantes como Carlos Aon, Jesús Cossio, Muriel Frega, Leo Gauna, Dante Ginevra, Hurón, Karlo Lottersberger, Natalia Medrano, Jorge Quien, Matías San Juan, Fermín Solís, Rodrigo Terranova, Marcos Vergara y Pablo Vigo.

Sobre esta proclama artística de lo que representa el amor hoy, sobre todo para los de treintaypico, Farías afirma: "Somos una generación que ya no se conforma, si no te va, no te va; no hay excusas y se nota, muy pocas personas tienen un amor para toda la vida, aunque en el fondo hay cierto romanticismo sobre ese mito".

"Hay un enfrentamiento -sigue- entre la fantasía del amor para toda la vida y el amor cotidiano y real, que está hecho de otras tantas cosas", enfatiza en referencia a historias como "Plaza Serrano" o "Avenida Santa Fe".

Incluso en su obra se separa muchas veces el sexo del amor, otro signo generacional de rupturas de mandatos.

"Una cosa es el amor y otra la sexualidad. En `Abasto` la chica tiene su amante y su amor. Es esa liberación post psicoloanalítica donde aparece el individuo con su propia sexualidad, algo que está pasando", opina.

"Para mí, ésta es una ciudad romántica", concluye Farías y para los que todavía tienen sus dudas, "Mi Buenos Aires querido" es un sólido pantallazo de que el amor está en todas partes.

No hay comentarios: